Emprendimiento

¿Cómo es qué las aceleradoras invierten en Emprendimientos o Startups?

Las Aceleradoras prestan servicios y programas de apoyo a los emprendedores. Pero a diferencia de otros modelos de negocios, estos servicios y programas son considerados como una inversión -parcial o total- de la Aceleradora cuyo retorno procurará se haga a través de su participación accionaria en la empresa o venta posterior de sus acciones, en posterior rueda de inversión.

Las aceleradoras invierten principalmente en la formación de los equipos emprendedores para asegurar que descubran y validen modelos de negocio que las hagan lograr métricas de crecimiento importantes hasta llegar a ser considerado el proyecto una potencial Startup, apetecible por el mercado y otros inversionistas.

Entregan a los participantes de sus convocatorias más de lo que un simple facilitador, profesional o asesor entrega. Su objetivo es hacer que ese emprendimiento sea realmente exitoso, y hará todo lo que este a su alcance para ayudar al equipo emprendedor para que logre ser una gran empresa.

Su paquete cuesta mucho más de lo que en la oferta se muestra, lo que hace imposible o muy difícil a los emprendedores acceder a ellos, y a las Universidades u organismos públicos, muy costoso su implementación. Por eso ven sus programas como una Inversión para el apoyo del emprendedor.

Las Aceleradoras en su modelo de negocio asumen el riesgos de fracasos de las empresas. Del 100% de las empresas que inician, solo el 5% sobreviven a los cinco años, y de ese 5%, el 3% se consideran exitosas, pero solo el 1%, es catalogada como una gran empresa o Startup. Estas estadísticas se repiten de manera similar en las Ruedas de Inversión: Solo el 3% de las empresas logran levantar fondos o capital, pero es nada más el 1% que logran levantar el monto total  esperado, e incluso un poco más.

Las Aceleradoras saben esto muy bien. Aunque apuestan, y quisieran, que todos los emprendimientos participantes de sus programas sean exitosas, y mejor aún Startup, no les he de extrañar que los resultados sean similares a esa estadística, por lo que su modelo de negocio esta diseñado para soportar tal riesgo.

En Venezuela, estas métricas son aun menos reconfortantes. La falta de políticas públicas en materia de promoción de la cultura emprendedora, la falta de infraestructura, programas de apoyo el emprendimiento, espacios e inversión, hacen que el número de fracaso temprano aumente, y las posibilidades de éxito sean menores.

Sin embargo, las Aceleradoras en el país apuestan al extraordinario Talento Emprendedor que hay en el país y a su potencial creativo e innovador. Por eso en lugar de renunciar, siguen aumentando su apuesta e incentivando el emprendimiento.

Es importante que el emprendedor conozca que participar en estos Programas, es participar en una primera rueda de inversión. De tal forma que debe preparse para esa conversación y saber que en un proceso estructurado de inversión, cada parte gana algo, y asume riesgos.

Aunque el equipo emprendedor a veces haga un pago parcial en el programa, nunca el valor del aporte que le da el programa al Proyecto Emprendedor se equipara. De hecho existe lo que se llama la valoración premoney de la Startup, es el valor de la empresa antes de la inversión, y la valoración postmoney, que es el obtenido luego del aporte de capital por parte del inversionista. Generalmente la diferencia entre uno u otro valor luego de pasar por un programa de Aceleración, es notable. De manera que ya por el simple hecho de participar en una aceleración tú emprendimiento aumenta de valor en el mercado, y de reputabilidad o confianza, frente a otros inversionistas. La experiencia en la participación de estos programas de aceleración es valorada por los inversores como un activo importante dentro del portafolio de la organización.

Así que ya sabes. Las Aceleradoras invierten en ti a través de sus programas. Debes saber que se trata de eso y no de un simple curso o taller acádemico. Prepárete para honrrar las exigencias de todo inversionista, pero también para recibir el interés y la preocupación de un futuro y posible  socio en tú negocio. Nadie estará más interesado en hacerte exitoso que quien ha invertido en ti y quiere ver retornar su dinero con un margen de ganancia interesante.